La comida. Una de las máximas expresiones de la vida

El tema de esta semana iba a ser la gastronomía, centrada en un curso de cocina que tenía que haber empezado el jueves pasado, pero que, por una cuestión logística no empezará hasta el 23, no obstante aprovecho para introducir el tema.

ImageChef.com Estoy cerca de los 50 y mis dotes culinarias son escasas,  y aunque cocinar bien es un don, siempre existe el aprendizaje para quien no está dotado del mismo.

Pues sí, cocinar bien es un don, saber intuir que especia le viene bien a que guiso, que alimentos combinan bien, que cantidad añadir, cuanto tiempo en el fuego, sentir el amor suficiente por lo que haces como para hacerlo a fuego lento, removerlo al ritmo precios, echar la cantidad adecuada…

Tengo otros dones, pero el de la cocina no.  Las ensaladas y hacer lo que sea a la plancha no se me da mal, pero en cuanto se complica… hace años me puse a hacer unas croquetas, todo era seguir la receta, añade esto, pon lo otro, 5 minutos aquí otros tres allá… no sé en que momento me salté una línea y me fui al paso siguiente. Sí tuvo importancia, incomible, nunca más volví a intentarlo.

A pesar de ese y otros intentos fallidos quiero aprender, ¡quiero aprender el oficio.!

Dicen que Roger Federer tiene un don especial para el tenis mientras que Nadal tira de oficio y esfuerzo. Pues bien, seré la Nadal de los fogones.

Y ahora viene la gran pregunta, ¿por que quiero aprender a cocinar?

Ayer, leyendo la novela de Sandra Barmeda “Reir al Viento” pude ponerle palabras a lo que sentía:

“…. la importancia de convertir cada detalle de la vida en arte. Y una de sus máximas expresiones está en la comida, por eso es tan importante ritualizar todo el proceso”

gastronomia  y espiritualidadLa comida es un deleite, es uno de los placeres de la vida. Comer es fundamental para mantener el cuerpo sano y el cuerpo es el vehículo que necesitamos para transitar por esta vida. 

Tengo casi 50 años y quizá viva todavía otros tantos, así que para ello necesito tener mi vehículo a pleno rendimiento, por lo que toca hacerme cargo del mantenimiento.

Comienza esta etapa gastronómico-espiritual, en la que la comida nutrirá a todos los sentidos, el sabor, el olor, la vista… Me encantará escuchar vuestras opiniones, vuestros consejos y vuestros procesos.

Siempre abriendo etapas, siempre experimentando, siempre con ilusión. Y así hasta el final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s